Blog  - hcc Hotels

Te mantenemos informado con nuestro blog

Santa María del Mar, la rebelión más hermosa de un pueblo

Por | 6 agosto, 2015 | 0 comentarios

Santa María del Mar

Nunca la rebelión pacífica de un pueblo trajo consigo una obra de arte tan magnífica como la basílica de Santa María del Mar de Barcelona. Durante 54 años los habitantes del barrio de la Ribera trabajaron de sol a sol superando adversidades de todo tipo para levantar uno de los monumentos más significativos de la Ciudad Condal y un lugar repleto de misterio, leyendas y un encanto especial. La “otra catedral” barcelonesa y la “catedral del pueblo” son algunos de los apelativos que recibe este templo gótico que despierta un mayor interés para el turista desde que fuera protagonista de la exitosa novela de Ildefonso Falcones titulada “La catedral del mar”. Hoy en día es un punto de visita obligada, por ejemplo en un recorrido que va desde el Barrio Gótico hasta el parque de la Ciudadela.

Hay que remontarse hasta 1329 para localizar el inicio de las obras de una basílica que tuvo un fundamento claro desde el principio: pertenecería a los ciudadanos del barrio de la Ribera y de la zona del puerto, ya que ellos serían los encargados de sufragar su levantamiento. Dicho y hecho. A pesar de no contar con excesivos recursos económicos, los vecinos hicieron un esfuerzo ímprobo para poder adquirir los materiales necesarios. Ese esfuerzo también fue físico, ya que ellos mismos fueron los encargados de transportar en sus propias espaldas las piedras desde la cantera real de Montjuic o desde los barcos que las llevaban hasta el puerto barcelonés. Esta labor la realizaron los llamados bastaixos, los descargadores del puerto. Sin ellos hubiera sido imposible cumplir el sueño de la basílica de Santa María del Mar y por ello su recuerdo está muy presente. No obstante en la puerta principal están adosadas las figuras en cobre de dos bastaixos transportando piedras, algo que se repite en los capiteles que adornan la misma puerta y en el presbiterio.

Santa María del Mar

El mérito de la construcción de este templo es aún mayor teniendo en cuenta que por aquellas fechas la nobleza y el alto clero barcelonés estaban erigiendo la Catedral de Santa Eulalia. De esta forma el pueblo llano se rebelaba contra el poder establecido a base de trabajo y dedicación con el objetivo de modelar un lugar de culto que consiguiera hacer sombra al oficial. A pesar de que un incendio deterioró parte de los muros antes del final de las obras, un terremoto derrumbó el rosetón en 1428 y otro fuego dañó seriamente el altar durante la Guerra Civil española, la basílica de Santa María del Mar luce hoy con una esplendorosa austeridad que conquista al visitante.

En esa espectacular imagen que posee en la actualidad el templo tiene mucho que ver la restauración que concluyó en 2013, y que sirvió para rehabilitar los ventanales del ábside y especialmente para recuperar cinco capillas que permanecían ocultas tras ser parcialmente destruidas en el siglo XIX.

La obra que diseñó Berenguer de Montagut y continuó Ramón Despuig mantiene vivo el recuerdo de ese pueblo luchador que fue capaz de llevar a cabo una auténtica obra de arte con un techo que parece flotar y unos espacios amplios y apabullantes que no dejan a nadie indiferente. Por algo la basílica de Santa María del Mar debe ser un punto inexcusable de paso en cualquier visita a Barcelona.

Categorías: barcelona

Deja un comentario

Su dirección de e-mail no será publicada. Los campos obligatorios se indican con*

*