Blog  - hcc Hotels

Te mantenemos informado con nuestro blog

Un invierno sorprendente en el Delta del Ebro

Por | 29 diciembre, 2015 | 0 comentarios

delta_ebro

Muchas personas creen que el invierno es el peor momento para salir a disfrutar de la naturaleza. En determinados lugares en los que el frío deja un paisaje muy desangelado y triste puede ser verdad, pero siempre hay excepciones. Sino que se lo digan a los amantes de la nieve, que tienen en esta época del año su particular “agosto” para gozar del blanco elemento y de las posibilidades que ofrece. Pero no sólo de nieve vive el hombre. Existen enclaves en los que esta estación se vive de una forma muy particular, ya que da lugar a fenómenos de una inmensa belleza. El mejor ejemplo es el Delta del Ebro. Esta joya de la naturaleza se ha erigido como una alternativa muy seductora para disfrutar de su magia en los meses de invierno. A todo esto se le añade que registra unas temperaturas agradables que no descienden demasiado y permiten recorrer cómodamente todos sus enclaves para que el visitante se sumerja en esta maravilla de la provincia de Tarragona.

Uno de esos paisajes para el recuerdo que se dan durante el inicio del periodo invernal es el de los campos de arroz cubiertos de agua. Como si fueran un espejo que refleja el cielo, los arrozales muestran una cara muy diferente al verde intenso del verano, creando una de las señas de identidad más reconocibles del parque natural.

Otra peculiaridad del invierno es contemplar la imponente laguna de la Alfacada, que durante estos meses recibe el agua del mar, especialmente si se producen temporales. Este fenómeno posibilita que aumente la biodiversidad de este enclave y se convierta en un auténtico paraíso para los aficionados al avistamiento de aves y en general para todos aquellos que se dejan conquistar con la magia de la naturaleza. Y es que el invierno es la estación idónea para ver un amplio muestrario de las aves que pasan a lo largo del año por el Delta del Ebro. La familia de las anátidas adquieren un especial protagonismo en estas fechas, por lo que será posible divisar especies como el pato cuchara, el tarro blanco, el porrón común y el ánade silbón. Asimismo, el visitante tendrá la posibilidad de contemplar otros ejemplares como la aguja colinegra y el archibebe común. Hay que recordar que la mayor concentración de aves acuáticas en el Delta del Ebro tiene lugar entre noviembre y enero, por lo que una escapada a este rincón de la provincia de Tarragona es un acierto seguro para comenzar el nuevo año. Además, las perspectivas son muy buenas, ya que en los últimos años se está logrando un récord en cuanto a la presencia de estos animales durante los meses de invierno.

Al encanto especial del Delta del Ebro en esta estación hay que unirle el amplio abanico de actividades al aire libre que puede realizar el visitante. Asimismo, no hay que olvidar la riqueza gastronómica de la zona, que se ve reflejada, por ejemplo, en Amposta. La localidad tarraconense es el lugar ideal para alojarse si se quiere conocer el Delta y, por ello, en nuestro hotel HCC Montsia ofrecemos al visitante toda la información y consejos que necesite para disfrutar de los secretos de un enclave privilegiado de la península ibérica también en invierno.

Categorías: amposta