Blog  - hcc Hotels

Te mantenemos informado con nuestro blog

Barcelona, una continua luna de miel

Por | 20 mayo, 2015 | 0 comentarios

Barcelona es una ciudad con muchas caras, pero una de ellas está especialmente indicada para las parejas que buscan un viaje especial y con mucho romanticismo. La Ciudad Condal reúne todas las características idóneas para observar una fantástica puesta de sol, pasear relajadamente por unos jardines con encanto, hacer una declaración de amor frente al Mediterráneo o disfrutar de una cena inolvidable con las mejores vistas. Barcelona rebosa amor y está dispuesta a compartirlo con todas aquellas parejas que la elijan como destino de su próxima escapada.

El encanto que tienen algunos parques y jardines barceloneses cautiva a todo aquel que los recorre de una manera sosegada con su pareja. Uno de los más llamativos y menos frecuentados por el turismo es el Parque del Laberinto de Horta. El hecho de estar apartado del centro le da un carácter más íntimo y mágico. La mezcla del agua con la vegetación y las panorámicas que se obtienen de la cercana Sierra de Collserola, lo convierten en un espacio idílico y repleto de romanticismo.

Con algo más de bullicio, pero también con muchísimo encanto, el Parque Güell es otro de esos lugares de visita obligada en un plan para dos en Barcelona. Maravillarse con esta obra de Gaudí no tiene precio. Pero si lo que se quiere es volverse a ver rodeado por la vegetación para tumbarse tranquilamente en la hierba, la cita con el Parque de la Ciudadela no puede faltar.

Barcelona mira el Mediterráneo, y pocos mares como éste han sido testigo de tantas declaraciones de amor. La playa de la Barceloneta y su Paseo Marítimo, son dos lugares perfectos para relajarse en pareja con el arrullo de las olas y la brisa marina. En la dorada arena se pueden contemplar inolvidables puestas de sol, como también desde la montaña del Tibidabo, lugar ideal para tener la mejor panorámica de la Ciudad Condal con el mar al fondo.

De una montaña a otra, porque Montjuic tiene que aparecer en cualquier lista de los puntos más románticos de Barcelona. El espectáculo de luz y color que ofrecen sus fuentes por la noche es una auténtica delicia para cualquier pareja que haga una escapada a la capital.

En el mismo centro también se pueden encontrar espacios que derrochan romanticismo, como la plaza de San Felipe Neri, uno de los lugares con más embrujo y misterio del Barrio Gótico y que supone todo un remanso de paz en el concurrido centro histórico de la ciudad.

Para culminar cualquiera de estos itinerarios repletos de pasión, nada como dejarse seducir por una romántica cena en un restaurante muy especial. El Racó del Montblanc es idóneo para paladear la mejor cocina mediterránea en un ambiente muy íntimo y agradable. Más si cabe teniendo en cuenta que los viernes y sábado un pianista interpreta música en vivo para que cualquier pareja se sienta como en una luna de miel.

Categorías: barcelona

Deja un comentario

Su dirección de e-mail no será publicada. Los campos obligatorios se indican con*

*