Blog - hcc Hotels

Te mantenemos informado con nuestro blog

[booking_link -> Chain site: This page has not a hotel id configured. Please, configure one or use the id parameter.]

Casa Batlló, la máxima expresión del modernismo catalán

Por | 25 abril, 2018 | 0 comentarios

Con una fachada modernista que simboliza un mar en calma, Antonio Gaudí creó una de sus mejores obras símbolo de Barcelona y del modernismo catalán, la Casa Batlló. Adentrase en ella, es un recorrido por un mundo mágico, lleno de sorpresas y detalles arquitectónicos que sorprenden al visitante en cada rincón. Una vez más Gaudí quiso evocar las sensaciones de la naturaleza en la arquitectura cediendo, en esta ocasión, el protagonismo al mar.

Casa Batlló

La remodelación de la Casa Batlló fue un encargo del empresario Josep Batlló a Gaudí en 1903. El arquitecto modificó por completo el edificio hasta convertirlo en la máxima expresión del modernismo catalán.

La Casa Batlló representa el Gaudí más libre. El maestro catalán ha recurrido en sus obras a la naturaleza como fuente de inspiración, pero en el desarrollo de la Casa Batlló el arquitecto se siente completamente libre, sin restricciones y crea espacios únicos que sorprende por su color, su luz, sus formas geométricas imposibles y la creación de espacios marca Gaudí.

Casa Batllo

Situada en el Paseo de Gracia, la fachada de la Casa Batlló llama la atención de todo aquel que pasea por este distrito del Ensanche de Barcelona por: sus balcones, sus formas onduladas, los pequeños cristales de colores que decoran la fachada y las formas escamadas de la bóveda que recuerdan a un dragón. Pero la visita al interior es igual de embaucadora y emocionante.

El patio interior del edificio sorprende por la cerámica azul y el techo curvo. En el resto de plantas también predominan las líneas curvas del mar y la decoración industrial. Gaudí cuidó hasta el más mínimo detalle decorativo y funcional sin dejar de lado la belleza plasmada de igual manera en la escalera, que representa la cola del dragón, o en la azotea, a la que se accede desde una escalera de caracol. Para Gaudí las azoteas representan el remate de su obra y quiso finalizar la Casa Batlló simbolizando el lomo de un dragón gracias a las tejas de diferentes colores de un lado y  otro. Las chimeneas, las bolas de cristal y los juegos de cerámica ponen el punto y final al edificio del mar.

Casa Batlló

La Casa Batlló se abrió al público en 2002 coincidiendo con la conmemoración internacional de Gaudí. Desde entonces permanece abierta todos los días del año en horario de 9 a 21 horas. Su reconocimiento internacional ha sido avalado por importantes premios como el Premio Europa Nostra en 2004 y el reconocimiento de Patrimonio mundial de la Unesco en 2005. Pero sin duda, el mayor reconocimiento es ser un símbolo de obligada visita para los turistas que viajan a Barcelona.

Categorías: barcelona

Deja un comentario

Su dirección de e-mail no será publicada. Los campos obligatorios se indican con*

*