Blog  - hcc Hotels

Te mantenemos informado con nuestro blog

El Barrio Gótico, un viaje en el tiempo para descubrir los secretos de Barcelona

Por | 24 abril, 2015 | 0 comentarios

Los viajes en el tiempo son uno de los grandes retos del ser humano, pero en ocasiones son más fáciles de conseguir de lo que muchos piensan. En Barcelona es posible sin necesidad de de entrar en una extraña cabina de las que aparecen en las películas. Basta con adentrarse en las angostas callejuelas del Barrio Gótico para trasladarse a épocas pasadas y descubrir otra de las muchas caras que ofrece la Ciudad Condal.

En este singular recorrido podemos ver la fuente, la casa y la tienda más antiguas de Barcelona, las columnas de un templo romano, las marcas de la Guerra Civil en una de sus plazas o una enigmática calavera repleta de leyendas. Una apasionante ruta que el visitante de Barcelona no se puede perder y que complementa el resto de atractivos turísticos de la ciudad.

Sorprende que el secreto más enigmático del Barrio Gótico esté relacionado con una de las construcciones más modernas, el puente de la calle del Bisbe. Construido hace menos de cien años, es uno de los puntos más fotografiados por los turistas. La misteriosa calavera atravesada por una daga que hay en su parte inferior es objeto de leyendas de todo tipo. Algunas de ellas afirman que es real, otras que si se cruza el puente de espaldas mirándola fijamente se concede un deseo, y la más apocalíptica asegura que si se le extrae la daga, Barcelona se derrumbará por completo. Pero lo más creíble es que el arquitecto del puente, Joan Rubió, la colocó como símbolo de muerte, la muerte del ambicioso proyecto que había elaborado para rehabilitar el entorno del Monte Táber y que fue rechazado por las autoridades.

Dejando la calle del Bisbe, aparece en perpendicular una vía que nos depara otro de los secretos del Barrio Gótico, la del Paradís. En ella se pueden ver, en un patio medieval, las cuatro columnas del templo romano de Augusto. Sus más de 2.000 años de historia nos transportan a los orígenes de Barcelona.

Detrás de la Catedral, se encuentra una de las plazas más bellas del barrio, la de San Felipe Neri con su iglesia barroca del mismo nombre. En la fachada del templo el visitante verá una especie de muescas e impactos que despertarán su atención. Son las cicatrices que dejó la metralla de un bombardeo de la Guerra Civil española.

Picasso también plasmó su huella en el Barrio Gótico, ya que en el café “Els Quatre Gats”, ubicado en un callejón en los bajos de la Casa Martí, existe un precioso cartel diseñado por el artista malagueño.

Y este recorrido por la historia no sería completo si el visitante se queda sin conocer la Cerería Subirà, el número 6 de la calle Sant Domènec del Call y la fuente de Santa Anna. Son nada más y nada menos que la tienda, la casa y la fuente más antiguas de Barcelona.

El Barrio Gótico tiene más secretos y para descubrirlos basta con perderse entre sus calles sin mirar el reloj y sintiéndose un privilegiado en un lugar mágico.

En los hoteles de la cadena HCC en Barcelona les ofreceremos una detallada información de todas las opciones que hay para no perderse ni un detalle de este barrio mágico, ya sea mediante rutas o visitas guiadas que darán un plus de misterio y seducción al recorrido.

Categorías: barcelona

Deja un comentario

Su dirección de e-mail no será publicada. Los campos obligatorios se indican con*

*