Blog  - hcc Hotels

Te mantenemos informado con nuestro blog

El Born, un paseo por la Barcelona más pintoresca

Por | 25 septiembre, 2015 | 0 comentarios

Una de las grandezas de Barcelona es que está compuesta de muchas pequeñas ‘barcelonas’ que le dan una personalidad propia y permiten al visitante descubrir rincones muy diversos. Uno de esos lugares especiales que ofrecen una visión muy interesante de la ciudad es el barrio del Born. Perderse por sus callejuelas y plazas es una experiencia muy recomendable para todo aquel que recala en Barcelona. El Born desprende, a partes iguales, un aroma sofisticado y desenfadado, pero con una importante carga histórica. Un recorrido pintoresco en el que se pueden visitar destacados monumentos, adentrarse en tiendas de lo más originales o deleitar el paladar en uno de sus muchos restaurantes y bares de tapeo.

Lo mejor para descubrir el Born es olvidarse del reloj y caminar por sus calles con total relajación mientras se admira lo que va apareciendo ante los ojos. Su visita puede estar ligada a la que se debe realizar obligatoriamente al Bario Gótico, ya que uno es la prolongación del otro. Solo hay que cruzar la Vía Laetana y sumergirse en un lugar en el que nos olvidamos de las calles diseñadas en cuadrícula para adentrarnos en un fantástico laberinto repleto de encantos.

Una de esas maravillas que guarda el Born es sin duda el Palacio de la Música Catalana. La genial obra modernista de Domènech i Montaner es uno de los buques insignia del barrio. Precisamente justo al lado de este edificio se encuentra el hotel hcc montblanc, un estupendo punto de partida para realizar un paseo por el Born.

El colorista Mercado de Santa Caterina es otra de sus joyas y un complemento perfecto al mercado más conocido de la Ciudad Condal, el de la Boquería. Este espacio, que no solo sorprenderá a los amantes de la gastronomía y los productos frescos, está repleto de puestos cuidados hasta el más mínimo detalle. Cuenta con un apreciado restaurante y posee un diseño innovador que dejará con la boca abierta a más de uno. Y hablando de mercados no puede faltar la visita al que tiene el nombre del barrio, el del Born. Aunque en este caso la venta de alimentos desapareció de su interior hace algún tiempo para pasar a ser un centro cultural muy activo. Su estructura de hierro es otro buen ejemplo del modernismo.

Pero el peso de la historia también se capta en la plaza de Sant Pere y su iglesia del mismo nombre. Una mezcla de arquitectura románica y gótica que fue un antiguo monasterio de monjas benedictinas.

El Born también son museos, como el que está dedicado al chocolate. Aunque los amantes del arte tienen parada forzosa en el Museo Picasso, ya que posee más de 4.000 obras del genial artista malagueño, muchas de las cuales fueron realizadas en sus años de juventud.

Después de un paseo de estas características hay que reponer fuerzas y para ello no hace falta salirse del barrio. El Born es uno de los rincones de Barcelona más interesantes para tapear o disfrutar de alguno de sus sofisticados restaurantes. Hay opciones para todos los gustos y si, el tiempo lo permite, lo mejor es vivir ese momento gastronómico en una de las muchas terrazas que hay repartidas por sus callejuelas.

El Born es más que un barrio, es una pequeña ciudad dentro de una mucho más grande. Es la cara más desenfadada de Barcelona que cautiva al visitante. Un lugar, que como el buen vino, gana con los años y consigue detener el tiempo para deleitar a todo aquel que lo pisa.

Categorías: barcelona

Deja un comentario

Su dirección de e-mail no será publicada. Los campos obligatorios se indican con*

*